Home Diagnóstico de la Halitosis

DIAGNÓSTICO DE LA HALITOSIS

La marginalidad social que sufre la halitosis entre las distintas esferas de la sociedad, en regiones como Latinoamérica, se hace evidente en el desconocimiento de muchos profesionales de la salud, que todavía creen que el mal aliento se origina en el estómago y remiten a sus pacientes al gastroenterólogo; en las universidades, que hacen muy poca investigación sobre el tema y, por lo tanto, no capacitan apropiadamente a sus estudiantes; en los gobiernos, que no intervienen adoptando políticas de salud pública; y en los ciudadanos, que la consideran un tema tabú y evitan hablar de ello, salvo cuando de criticar o ridiculizar a otras personas se trata.

La identificación y el diagnóstico de la halitosis se ha realizado desde tiempos remotos a través de la percepción olfativa, un medio de consulta al alcance de todos. Entre los adelantos tecnológicos que han desarrollado instrumentos de vital ayuda en la investigación médica y científica, se han creado instrumentos para diagnosticar el aliento en las personas.

Los métodos de diagnóstico que exponemos a continuación se presentan desde tres ámbitos: el personal, el tecnológico-científico y el médico.

1. Diagnóstico personal

Generalmente quien sabe de su mal aliento es gracias a que alguien se lo ha dicho. Por condición de la naturaleza humana, quien sufre de halitosis no puede identificar directamente el mal olor exhalado de su boca. Siempre que no se haga de una manera ofensiva, la comunicación personal es el método más efectivo para que quienes presentan el problema se den por enterados. Igualmente, para cuando hayan iniciado un tratamiento, podrán indagar sobre su mejoría acudiendo a una persona de confianza: el cónyuge, algún miembro de la familia (los niños son muy francos) o un amigo cercano.

El mal aliento es una condición humana de la que ninguna persona está exenta; razón para pactar con la pareja afectiva, familia o amigos cercanos, acuerdos de confidencialidad que permitan revelar el problema cuando se presenta. La sinceridad es la palabra clave.

Formas de autoevaluar el aliento

Aunque puede ser más una manía, El intento de identificar el olor del aliento exhalando colocando las manos frente a la nariz y la boca, resulta inútil, pues no es posible identificarlo de esta manera. Seguidamente describimos otras formas de autoevaluación más efectivas.

• Lamer la parte interna de la muñeca y dejarla secar por espacio de 30 segundos. Luego se olfatea, y si se perciben olores repulsivos, significa que las sales de azufre presentes en la boca se han trasferido a la muñeca, y posiblemente este olor se esté reflejando en el aliento.

• El olor que emana el hilo dental, luego de ser usado, puede estar impactando en el aliento.

• Cuando se presenta lengua saburral, podemos pasar una mota de algodón por la superficie de la lengua y luego dejarla secar por unos segundos; los olores resultantes pueden estar presentes en el aliento.

Otras maneras de detectarlo es en situaciones que pueden indicar que el olor del aliento es ofensivo:

* Recibir a menudo ofrecimiento de mentas o chicles.

* Si al hablar, los interlocutores dan un paso atrás, cambian la expresión de su rostro, llevan las manos a la nariz o voltean la cara, es importante indagar con una persona de confianza.

El autoevaluar el aliento suele resultar deficiente debido a factores psicológicos. La obsesión por no querer padecer halitosis o por alcanzar mejoría luego de ser diagnosticada, y la interpretación exagerada de los gestos e insinuaciones de otras personas, pueden distorsionar el sentido del olfato y generar confusión, desencadenando halitofobia en quien no la padece o no mostrando mejoría en la persona diagnosticada. La mejor y más segura ayuda de evaluación y diagnóstico está en el compañero(a) afectivo, familiar o amigo de confianza.

Recomendación especial

Si el diagnóstico personal le indica que sufre de mal aliento, lo ideal es leer detenidamente las secciones Causas y Tratamiento de la halitosis contenidas en este sitio Web. En ellas se encuentran descritas las pautas que le ayudarán a solucionar su halitosis, que consisten básicamente en mejorar la rutina de higiene oral, cambiar algunos hábitos alimenticios o consultar un profesional de la salud, elegido según la patología causante del mal olor (odontólogo, médico, especialista).

2. Diagnóstico tecnológico-científico

La parte de la nariz que podemos ver desde el exterior sirve sólo para recibir y encauzar el aire que contiene a las moléculas odoríferas. Las neuronas que perciben estas moléculas, se encuentran en la profundidad de la cavidad nasal, en una porción de células llamada el epitelio olfatorio. Es el mejor detector del olor en el aliento. La ciencia-médica lo ha aprovechado desde tiempos pasados en la evaluación organoléptica, que es un método de diagnóstico realizado por una persona especializada en evaluar el aliento. Este método constituye la forma más rápida y confiable para realizar el diagnóstico. Actualmente, a pesar de la invención de instrumentos de medición electrónicos, la evaluación organoléptica sigue siendo de gran ayuda en la investigación científica.

Monitor de sulfuros

Es un equipo portátil, conocido como Halimeter, que determina la cantidad de compuestos sulfúricos volátiles y, además, mide los niveles de sulfuro de hidrógeno y metil-mercaptano en partes por billón (ppb). El monitor de sulfuros puede ser un instrumento útil para la evaluación del mal olor bucal, tanto en el diagnóstico como en el seguimiento del tratamiento; igualmente puede suministrar información valiosa en combinación con otros procedimientos diagnósticos.

Cromatografía de gases

Es un método de evaluación que analiza las diferentes sustancias causantes de la halitosis. El Oral-Chroma es el equipo utilizado para identificar y cuantificar los componentes individuales del aire exhalado.

Test BANA

Identifica las bacterias que están produciendo el mal olor en la boca, que se manifiestan produciendo diferentes colores. Las especies identificadas pueden ser las causantes de la degradación de las proteínas en compuestos sulfúricos volátiles. En el Test BANA, un resultado positivo produce un color que va desde el azul intenso al azul pálido, mientras que la ausencia de color se registra como resultado negativo.

Por su complejidad y costo, los métodos de diagnóstico tecnológico-científico se implementan, con mayor frecuencia, en el campo investigativo, o en los consultorios especializados en halitosis, cuya presencia es casi exclusiva de los países desarrollados.

3. Diagnóstico médico

Este tipo de diagnóstico suele darse en dos situaciones: Cuando la persona consulta directamente por halitosis (alguien se lo ha dicho, cree padecerla, etc.); o cuando la persona con halitosis notoria consulta por otro motivo, y el médico lo percibe.

En este caso, acudiendo a la salvaguardia médica, lo ideal sería que el profesional de la salud ilustrara al paciente sobre su condición y le recomendara que consulte nuevamente para tratar su problema de mal aliento.

En este tipo de diagnóstico pueden intervenir tanto médicos como odontólogos, y en algunos casos otros especialistas, quienes deben estar capacitados para realizar un diagnóstico confiable que posibilite desarrollar un tratamiento efectivo. Generalmente las personas que conocen de su halitosis consultan a médicos y odontólogos, relacionándolo con problemas estomacales y afecciones orales.

El mal aliento puede ser síntoma de situaciones propias de la cavidad bucal, de procesos fisiológicos o de afecciones sistémicas. La evaluación clínica permite identificar si el origen de la halitosis está en la boca, si es de origen sistémico, si proviene de hábitos como el tabaquismo o del consumo de algunos alimentos. El diagnóstico clínico normalmente determina si la causa es fisiológica o patológica.

Consultar en la página
Encuesta
La información suministrada por la página le ha sido útil? Califique de 1 a 5
 
CONSÚLTANOS

ABSOLUTA PRIVACIDAD

cuidatualiento@une.net.co
Medellín - Colombia
América del Sur
Edificio Comedal
WhatsApp +57 300 4090606