Home Alimentos y Bebidas

ALIMENTOS Y BEBIDAS QUE INCIDEN EN EL ALIENTO

Se conoce, desde tiempos remotos, la incidencia de algunos alimentos y bebidas en el olor desagradable del aliento, e incluso, en el olor corporal. Generalmente estos olores obedecen al metabolismo de ciertas sustancias que luego son expulsadas y eliminadas del organismo mediante el aire emanado de los pulmones, flatulencias, orina, heces y glándulas sudoríparas y sebáceas (que secretan material graso sobre la piel, como el acné). Las repercusiones de estos alimentos y bebidas pueden ser moduladas de acuerdo a la manera en que se consuman (cantidad, frecuencia, preparación, horarios, etc.). De ello puede depender el olor personal y las relaciones con el entorno social.

Alimentos órgano-sulfurados

Se identifican con este nombre, los alimentos ricos en compuestos de sulfuro (azufre), presentes en vegetales de la familia de las coles (brócoli, repollo, coliflor, col de Bruselas); en la cebolla y el ajo. El penetrante olor de estos alimentos puede estar presente en el aliento de quien recientemente los ha consumido, y su intensidad depende de las cantidades ingeridas y del metabolismo de cada persona. El olor puede prolongarse hasta por un período de 72 horas, afectando tanto el aliento como el olor corporal. En el caso del aliento, las sustancias metabolizadas de estos alimentos son incorporados al flujo sanguíneo a través de la mucosa gástrica y luego son liberadas a los pulmones, de donde son expulsadas por el aire exhalado. Lo anterior conlleva a que los esfuerzos en el cepillado y el uso enjuagues bucales sean simples paliativos, que sólo enmascaran momentáneamente el desagradable olor. El hedor permanecerá hasta que el organismo lo elimine por completo.

La cantidad y frecuencia en el consumo de estos alimentos, sumado a las funciones metabólicas y a otras manifestaciones odoríferas bucales, pueden incidir notablemente en la calidad del aliento, agravando la situación cuando se padece halitosis por otras causas. Sin embargo, el mal olor puede manifestarse sólo cuando éstos son ingeridos.

El curry, los ajíes y las especias (condimentos) tienen las mismas implicaciones en el aliento.

Sin embargo, no sería justo desconocer que estos alimentos tienen propiedades nutricionales y benéficas para la salud. En algunas investigaciones, por ejemplo, se ha logrado establecer que los alimentos órgano-sulfurados pueden prevenir ciertos tipos de cáncer.

Consumir estos alimentos o no hacerlo, en qué cantidad o con qué frecuencia, depende de la evaluación que cada persona realice del impacto generado en su aliento y las implicaciones que pueda tener en su vida social.

Bebidas alcohólicas

El típico tufo, es el aliento que producen las bebidas alcohólicas. Dependiendo de la manera como se consuman, así como del metabolismo de cada persona o de las características del olor exhalado de la boca, se puede tornar en un aliento pestilente.

Las bebidas alcohólicas se alojan en el intestino delgado, salvo una pequeña dosis que se traslada a la sangre a través de la membrana mucosa. Pero, la mayoría del alcohol llega a la sangre por medio de las paredes del intestino delgado y es el hígado el encargado de eliminar el alcohol de la sangre. Una muy reducida cantidad de alcohol evita el metabolismo y se elimina, sin cambios, a través del sudor y la orina, y también a través del aliento, por medio del aire exhalado de los pulmones. El etanol, compuesto volátil presente en las bebidas alcohólicas, posibilita que una cantidad de alcohol pase de la sangre a los sacos de aire alveolar en los pulmones.

El metabolismo del alcohol es más lento que su absorción. Su rapidez depende de la velocidad con que el estómago lo desplace al intestino. Un elevado contenido de grasas en el estómago retarda el vertido al intestino, haciendo más largo el proceso de absorción y amortiguando la embriaguez. Las mujeres absorben y metabolizan el alcohol de una forma diferente a los hombres, de tal forma que consumir la misma cantidad de alcohol, ellas presentarán concentraciones más altas de alcohol en la sangre que los hombres.

Las bebidas alcohólicas pueden resecar la boca, disminuyendo así el flujo salival, e impidiendo el barrido mecánico de microorganismos. De esta forma se potencia la acción de las bacterias anaerobias Gram negativas, productoras de compuestos sulfúricos volátiles (CSV). Recordemos que esto se debe a un ambiente pobre de oxígeno.

El consumo de bebidas alcohólicas, durante y después de su ingesta, puede causar halitosis temporal o transitoria, agravar la situación de quienes la padecen o hacerla permanente o crónica en quienes beben habitualmente.
La manera en que se consuman estas bebidas (cantidad, frecuencia, acompañadas de alimentos, etc.) puede ser determinante en el olor del aliento.

Consultar en la página
Encuesta
La información suministrada por la página le ha sido útil? Califique de 1 a 5
 
CONSÚLTANOS

ABSOLUTA PRIVACIDAD

cuidatualiento@une.net.co
Medellín - Colombia
América del Sur
Edificio Comedal
WhatsApp +57 300 4090606